Moverse por la ciudad sin morir en el intento

Quien viva o haya vivido en una gran ciudad entenderá que nuestro título realmente puede ir más allá del dicho popular, para resultar muy literal. ¿Cuántos accidentes de tránsito no suceden a diario y en cuántos de ellos no hay víctimas mortales?

Sin embargo, no pretendemos ponernos tan trágicos. Sólo queremos resaltar el hecho de que desplazarse por una metrópoli como la Ciudad de México puede ser todo un desafío, y esto sin considerar las situaciones que añaden un sabor extra al caos; es decir, las lluvias, las manifestaciones, los eventos especiales o las famosas obras.

movilidad2

En otras ciudades, los problemas de tránsito han llevado a las personas a cambiar el automóvil por medios alternativos, como la bicicleta, por la también muy saludable opción de caminar y, para las distancias mayores, por el transporte público. Dejaron sus autos en casa, reservándolos para ciertas ocasiones especiales y quienes aún no adquirían un vehículo, prefirieron quedarse así y considerar soluciones como la renta o el leasing, para cuando resultara verdaderamente necesario.

Sin embargo, la opción anterior no es tan viable para un lugar como la Ciudad de México, donde el servicio del transporte público es malo la mayor parte del tiempo y pésimo en las ocasiones más especiales. Caminar todos los días a la escuela o el lugar de trabajo es una posibilidad que sólo unos cuantos afortunados pueden aprovechar, pues realmente se necesita de mucha suerte o de una gran tenacidad para encontrar un empleo cerca de casa o para mudarse a la zona donde se ubica nuestra oficina o nuestro centro de estudios.

Y si bien la bicicleta se ha tratado de popularizar como un medio de transporte saludable, práctico y no contaminante, las condiciones para el tránsito de los ciclistas y la cultura dela población en general, no alientan a tomar esta opción. Las ciclo-vías son muy pocas y el respeto hacia ellas por parte de los automovilistas y uno que otro peatón es prácticamente inexistente. Lo anterior obliga a quienes usan la bicicleta a circular por las áreas peatonales, acción que tampoco es muy respetuosa que digamos para con los que tienen que caminar. En suma, el uso de la bicicleta es un reto a la seguridad, los nervios y la integridad física de las personas.

¿Qué nos queda entonces, si no podemos prescindir por completo del auto, ni confiar por completo en otras formas de llegar a nuestros destinos? ¿No salir nunca de casa? Personalmente, he llegado a considerar esta última alternativa; sin embargo, la realidad me ha recordado la escasa viabilidad de la propuesta. Por tanto, he aquí otras posibilidades:

movilidad

Compartir el auto

Desde hace tiempo se habla de esta opción, pero al fin es momento de tomarla en serio. Habla con tus vecinos, amigos o compañeros de trabajo y si es posible coordinar sus itinerarios, denle una oportunidad al auto compartido. Así contribuirán a reducir el parque vehicular y podrán ahorrar un poco.

Reduce o evita los usos superficiales

Con esto me refiero a tomar el auto para recorrer tres o cuatro cuadras. Caminar no sólo te hará mucho más saludable, sino que te alejará de los embotellamientos, la contaminación y los problemas de estacionamiento.

Evita las horas pico

Esto es más fácil de decir que de hacer, pues si tienes un horario de trabajo determinado, tal vez no puedas hacer mucho por cambiarlo. Sin embargo, puedes planear otras actividades, para no sumarte al tráfico cuando lo hace de la mayoría; por ejemplo, ir al gimnasio después del trabajo; salir un poco antes por las mañanas; dejar tu auto lejos de las zonas más transitadas y caminar un poco más. Tal vez no puedas hacer esto a diario; pero, créeme, cualquier acción que reduzca el tráfico cuenta.

La vieja moda

El día de ayer, después de mandar a hacer medidas de colchones, fui a una exposición cerca de Bellas Artes de diferentes modas en diferentes periodos de tiempo en la historia occidental, algo que a mi esposa le llamó mucho la atención y le impulsó a invitarme, ya que varias cosas podrían interesarme.

Al llegar a aquel lugar, el oficial de información nos dijo que la exposición consistiría de tres secciones, una en cada uno de los tres pisos, mostrando moda desde el siglo XVIII hasta finales del siglo XX.

moda

Mi esposa estaba muy entusiasmada por ver los vestidos que utilizaban a finales del siglo XVIII la reina María Antonieta y su corte de Versalles, mientras que yo tenía interés por ver los uniformes de los  soldados a través de aquellos años que moldearon y esculpieron al mundo en el que vivimos hoy en día.

Entramos entonces por el primer piso, que correspondía al siglo XVIII, donde, en vitrinas de cristal, estaban expuestos muchos maniquíes de hombres y mujeres sumamente reales, tan reales que hasta brillo en los ojos tenían, debido a un truco de iluminación muy avanzada.

Los hombres de las grandes cortes y de buen nivel socioeconómico vestían con ropa muy característica de ellos mismos, como lo eran zapatos de charol con hebillas de oro o plata (dependiendo el color de los atuendos); mallas blancas debajo de unos pantaloncillos que llegaban hasta las rodillas; camisas de algodón blancas merengue, fajadas dentro de los pantaloncillos; chalecos apretados de seda; abrigos delgados (igualmente de seda), con colas que bajaban hasta una pulgada aproximadamente por arriba de la pantorrilla; un gazne de seda alrededor del cuello; y finalmente, una peluca color nieve puesta en la cabeza, más un bastón en la mano derecha, el cual muchas veces se utilizaba como fuete para jinetear al caballo.

moda2

Algo muy interesante sobre los chalecos y sacos largos era que muchos de ellos tenían bordados en ellos elementos exóticos, como monos, hojas de té y frutas, especialmente piñas, debido a que todos estos elementos eran productos exóticos de las colonias europeas en oriente y occidente.

Las mujeres utilizaban vestidos de algodón o seda muy apretados en la parte del tórax por medio de un corset amarrado con gruesas agujetas en la parte de la espalda.

En la cintura estos vestidos se expanden fuertemente, pareciendo una pantalla de lámpara victoriana o una sombrilla.

El dato que me interesó mucho en el diseño de aquellos vestidos es que estos estaban diseñados para hacer ver a las mujeres que les utilizaban como madres potenciales, así como sexualmente muy deseables.

Si el día de hoy una mujer usara aquellos vestidos, probablemente muchos hombres no la encontrarían atractiva en lo más mínimo.

Sin embargo, estos diseños exaltan las caderas  y el busto, dos cosas que para el hombre del siglo XVIII significaban fertilidad.

Desgraciadamente, llegamos tarde a la exposición y nada más pudimos ver esa sección; sin embargo, fue muy interesante de todos modos.

Una tarde en la Ciudad de México

Si estás de paso por la Ciudad de México, ya sea por un evento de negocios o una visita familiar, aprovecha tu estancia para conocer algunos de los atractivos emblemáticos de la capital mexicana o para recorrer sus calles y barrios más encantadores.

Una tarde parecería poco tiempo, pero puedes aprovechar la ventaja de que la mayoría de los hoteles en México DF se ubican en zonas estratégicas para el turismo, los negocios y la cultura. Por tanto, no tienes más que salir a pasear por las calles cercanas, para descubrir un edificio colonial, un ejemplo de la arquitectura moderna o un parque en el que puedas internarte y dejar atrás el barullo de la ciudad.

Te sugerimos hacer los siguientes recorridos, en función de la zona en que se encuentre tu hotel.

Centro de la Ciudad

Quienes se hospedan en un hotel de la zona centro no deberían dejar de visitar el Zócalo capitalino. Además de ser el punto de reunión para múltiples celebraciones, manifestaciones culturales y todo tipo de expresiones, el Zócalo reconstruye distintas etapas de la historia de México, a través de sus edificios. La Catedral Metropolitana y el Palacio Nacional nos remontan a la época colonial y a las distintas luchas y movimientos que ayudaron a consolidar el México independiente. Junto a ellos, descansan los orgullosos vestigios del Templo Mayor, para que no se olvide la herencia indígena. El recorrido puede continuar por la calle Madero hasta llegar al Eje Central, para encontrarse con la magnífica estampa del Palacio de Bellas Artes.

zocalo

Zona Sur

Al sur de la ciudad se encuentran varios de los llamados Barrios Mágicos; lugares que, pese a estar rodeados de modernidad, aún conservan fuertes rasgos de lo que fuera su pasado colonial e indígena. Templos barrocos, calles empedradas, jardines y plazas son algunos de los pintorescos atractivos que te trasladarán a otra época.

Una opción es visitar Coyoacán, con sus mercados de artesanías, sus callejones, inspiradores de leyendas, y sus museos, que resguardan la obra de artistas mexicanos, como Diego Rivera y Frida Kahlo. San Ángel es otra alternativa; espacios como la Plaza de San Jacinto te harán sentir muy lejos del agitado estilo de vida citadino.

coyoacan

Centro-Poniente

Si estás en esta zona, tal vez se te antoje visitar una de las colonias más exclusivas y glamurosas de la ciudad, Polanco. Ahí se concentran importantes centros comerciales, corporativos empresariales y muchas opciones para disfrutar lo mejor de la gastronomía nacional e internacional. Muy cerca está Chapultepec, donde se encuentra el bosque del mismo nombre, que constituye uno de los pulmones más importantes de la capital. Estando ahí, puedes animarte a recorrer algunos de los museos más famosos del país, como el de Antropología e Historia o el de arte moderno. Al sur se encuentran las colonias Condesa y Roma, dos de los barrios más antiguos de la ciudad, en los que hoy se respira un ambiente jovial y cosmopolita.

polanco2

Zona Norte

En el norte de la ciudad, los límites con el vecino estado de México se desdibujan y ambas entidades se funden en la magnífica zona metropolitana. Aquí puedes visitar lugares como Ciudad Satélite, la primera urbanización que se desarrolló en la periferia de la ciudad, en un intento por resolver los problemas de sobrepoblación, que ya comenzaban a ser evidentes desde la década de los setenta. Hoy en día es un área de exclusivos centros comerciales, distritos financieros, industrias y centros de negocios.

satelite

Una tarde puede rendirte mucho, así que ponte los zapatos para caminar, sal de tu hotel y descubre la Ciudad de México.

Polanco, el epicentro del glamour

Polanco es una de las zonas más glamurosas de la Ciudad de México y de todo el país, ya que todo lo que ofrece es de calidad mundial.

Zona Polanco es un proyecto que comenzó a cocinarse en los años treinta por una comunidad grande de inmigrantes, de países  como  Líbano, Alemania, Israel ,España y Francia.

Este coctel de culturas no pasó desapercibido, ya que cada uno de estos pueblos ha dejado su huella en aspectos como  la arquitectura y la comida en Polanco.

polanco

Polanco podría considerarse como una pequeña glamurosa ciudad, ya que tiene los mejores cimientos para habitar, trabajar, comer y beber.

Dicha zona  cuenta  también con muchos y hermosos parques, por los cuales uno puede pasear de una manera tranquila y amena, como se hace en las muchas ciudades de la vieja Europa.

En cuestiones religiosas, Polanco tiene sinagogas e iglesias de enorme belleza y solemnidad, ofreciendo a sus habitantes un buen resguardo espiritual.

Polanco también ofrece una enorme fuente de empleos, ya que la zona está repleta de pequeñas, medianas y grandes industrias.

Existen también grandes centros comerciales como Pabellón Polanco, Antara y Plaza Moliere.
polanco2

Una razón por la que residir en Polanco es algo muy conveniente es por el hecho de que cuenta con varias escuelas, como el Liceo Franco Mexicano, Colegio Lafontaine  y el Anglo Americano, así como una gran variedad de escuelas judías.

A su vez, Polanco es amado por los jóvenes debido a su creciente industria de bares y discotecas, que muchos expertos en la materia consideran los mejores.

Por supuesto que, como en todo, no todo son nubes rosas en la zona, ya que el tráfico en la hora pico puede ser una verdadera pesadilla, llegando a tomar hasta una hora y media para salir de ahí.

Otro aspecto negativo de la zona, según sus residentes, es la enorme cantidad de parquímetros que abundan en todas las calles.

Sin embargo, si hacemos el análisis comparativo de los factores positivos y negativos, no hay duda alguna de que Polanco, en todo su perímetro de ser, es una de las mejores zonas de nuestro país y digna de nuestro orgullo.

Destinos para el turismo de negocios en México

México es mundialmente famoso por sus playas, sus sitios arqueológicos y sus ciudades coloniales. También ha logrado posicionarse como destino para el turismo de aventura y el ecoturismo, gracias a su biodiversidad. Pero no muchos saben que nuestro país también es un destino favorable y muy solicitado para el llamado turismo de negocios.

Un informe presentado por la Global Business Travel Association (GBTA) planteó que para finales del presente año, México estaría en el Top 10 de los destinos preferidos para organizar convenciones, ferias, exposiciones y reuniones de negocios. Hasta el momento, las cifras van confirmando esta predicción.

turismo_negocios

¿Qué hace a un país atractivo para este tipo de viajes? Antes de responder, convendría profundizar un poco en el concepto de turismo de negocios o reuniones. Los viajes de negocios solían ser experiencias que se concentraban exclusivamente en la reunión o el evento al que se asistía. De hecho, podían resultar agotadores, porque si el destino estaba en el propio país, las personas trataban de ir y volver en un mismo día, para reducir los costos. Si era un viaje internacional, había que pasar al menos un par de noches en la ciudad visitada, pero se podían tener agendas tan saturadas, que apenas si había tiempo para descansar y acaso pasear un poco por los alrededores del centro de convenciones.

La idea detrás de la expresión “turismo de negocios” es brindar experiencias más completas e interesantes a quienes participan en una reunión o evento. Se busca que además de asistir a las conferencias, exposiciones o juntas, los participantes conozcan un poco la cultura y el estilo de vida del lugar que visitan. Así, los viajeros de negocios tienen una experiencia más enriquecedora y los anfitriones dan a conocer lo mejor de su región, con lo cual pueden impulsar todo tipo de turismo y otras actividades económicas.

cancun-center

Con base en lo anterior, podemos concluir que un lugar interesante para el turismo de negocios debe reunir las siguientes condiciones:

  • Infraestructura hotelera enfocada en las necesidades de los viajeros de negocios y sedes habilitadas para la organización de reuniones, congresos y exposiciones.
  • Infraestructura de comunicaciones y transportes, que facilite la recepción y el traslado de viajeros nacionales e internacionales. Contar con aerolíneas de bajo costo, como los vuelos de VivaAerobus, es una ventaja adicional, porque los asistentes pueden aprovechar la visita para hacer otro tipo de turismo en el país.
  • Atractivos naturales y culturales, que den ese valor agregado a la experiencia de negocios y muestren otros aspectos del destino visitado.
  • Servicios generales de calidad; aquí se incluyen aspectos como alimentación, transporte público, seguridad, conectividad y entretenimiento.

feria-turismo

Gracias al impulso que ha dado a otras modalidades del turismo y a su vasta riqueza cultural, México cuenta con todo lo necesario para ser un destino cotizado en el ámbito del turismo de reuniones. Algunas de las ciudades mejor equipadas para organizar eventos de negocios son:

  • Ciudad de México. La capital del país cuenta con recintos y centros de convenciones de categoría internacional, como el World Trade Center. Además tiene conexión aérea directa con las principales ciudades de Estados Unidos, Canadá, Centro y Sudamérica y algunas capitales europeas.
  • Monterrey. Recibe a la tercera parte del turismo de negocios que llega al país. Su estabilidad económica y su cercanía con los Estados Unidos son factores clave para su posicionamiento.
  • Cancún. Aunque se le conoce por ser un magnífico destino de sol y playa, Cancún tiene uno de los mejores centros de convenciones del mundo y una infraestructura hotelera de calidad internacional. Esto y sus atractivos naturales lo han convertido en un destino muy cotizado para organizar congresos, exposiciones y convenciones.
  • Guadalajara. La capital de Jalisco también cuenta con infraestructura hotelera y de convenciones para satisfacer las necesidades de todo tipo de eventos. Además está cerca de las zonas industriales más importantes del estado, Zapopan y Tlaquepaque.
  • Puebla. Es una ciudad moderna e industrializada y con una gran oferta cultural y recreativa. Esto y su cercanía con la Ciudad de México integran sus principales atractivos.

Si tienes que organizar un evento de negocios y aún no eliges la sede, piensa en una ciudad mexicana. Cotiza tus servicios con agencias como Viaja Compara y prepárate para experimentar el turismo de reuniones.

negocios

Viajes y Negocios

Sabias que el 76% de las ventas de las aerolíneas esta enfocada a personas que viajan por negocios, los viajes de negocios son toda una industria que mantiene a vuelo y con trabajo a muchas personas, un ejemplo es la campaña que realizo american express para hacer mas económico los viajes a estas personas. Los viajes de negocios han impulsado de una manera increíble las nuevas rutas comerciales, haciendo mas fácil llegar a lugares que no habríamos pensado antes.

Una manera de eficientar tus viajes de negocios o placer; es tener siempre presente cuanto vas a gastar en promedio y destinar una parte para las emergencias.

viajes-negocios

Analiza siempre las aerolíneas que prestan sus servicios, existen muchas que no hacen viajes internacionales pero que si venden la opcion; grave error porque son mas caras.

Un estudio arroja que el 52% de viajeros de negocios son mujeres, no importa el tamaño de tu empresa; siempre es bueno mantener una imagen formal sobre la misma.

mujer-empresaria

Piensa muy bien tus fechas de viajes y ten en mente que mientras mas preparado estés en cuestión de tiempo mas barato te va a salir el boleto.